El Proyecto ENDEMIC.

El Proyecto ENDEMIC.

Los vinos ENDEMIC

La familia Ferrer-Gallego comienza a elaborar el vino ENDEMIC en 2012, con una filosofía clara de hacer vinos orgánicos, buscando la máxima calidad de un producto natural, saludable, libre de sulfuro y de otros aditivos (levaduras, enzimas, taninos, etc.).

La idea es vinificar uva procedente de agricultura estrictamente ecológica (sin ningún tratamiento en campo) a partir de cepas muy viejas. En 2012 tan solo se elaboraron 300 botellas, produciendo un vino tinto mono varietal de Bobal.

La elaboración continuó en 2013,  con la misma producción, pero debido a las condiciones climáticas sufridas ese año se optó por la mezcla de caldos, obteniendo un producto bivarietal con Tempranillo o Cencibel (al 25%). El año 2014 fue bastante bueno en cuanto a calidad de fruta, y se produjeron un total de 900 botellas (3 barricas) de vino monovarietal de Bobal, cantidad que se vería aumentadaa 4 barricas en 2015.

En 2015, también con un producto monovarietal de Bobal decidimos dividir el resultado obtenido en tres gamas diferentes de vino, debido a diferentes factores, como la procedencia de la uva, clasificada según parcelas y fecha de vendimia y al resultado obtenido en la elaboración. Esta añada resulta interesante al tiempo que compleja, pues una vez más se muestra la elaboración de los vinos naturales como un reto multifactorial del que se pueden obtener diferentes resultados partiendo de la misma base.

Una gran diversidad de grandísimo interés en el mundo de la enología, algo que sin duda está fuera del alcance de aquellos que prefieren la intervención química en el proceso de vinificación, del camino seguro fuera de los retos que suponen los vinos orgánicos, y que por ende obtienen un producto más estandarizado.

Toda esta diversidad, difícil de entender por determinados círculos enológicos tan sometidos a los estándares de mercado, no genera sino un complejo de productos y resultados de diferentes calidades organolépticas que, partiendo de un mismo producto igualmente natural y sano, permite a la persona que degusta el vino percibir matices y sensaciones muy diferentes.

Así, ante esta diversidad, ENDEMIC decide considerar 2 gamas diferentes de vino elaborado en 2015, y denominarlos: ENDEMIC Segundo y ENDEMIC Inexpectans.

 

Elaboración ENDÉMICA

Los vinos se elabora en una casa de campo antigua, inmersa en un mar de viñedo. Se trata de una edificación que sirvió de cobijo a nuestro abuelo durante sus últimos años,  conocida como la “Caseta de Según”, haciendo referencia a su nombre Segundo. Actualmente la casa está ligeramente reformada para llevar a cabo las elaboraciones. Se trata de nano-bodega y a su vez una eco-bodega.

ENDEMIC se elabora bajo estrictos criterios técnicos, desde el campo, donde se cultiva la viña de forma estrictamente ecológica, hasta la bodega donde no se usa ningún tipo de aditivo. El mosto es fermentado por las levaduras de la propia uva. Se fermenta en pequeños depósitos de 600 litros donde se bazuque de forma periódica hasta el momento de descube. Raramente los orujos son prensados, en caso de hacerlo el prensado es manual, muy ligero.

No se emplean bombas de vendimia puesto que la pequeña capacidad de los depósitos permite su manejo por gravedad. De esta forma se evitan oxidaciones uno de los principales problemas que surgen en este tipo de elaboraciones.

El vino permanece en barrica cierto tiempo que depende de la calidad del vino y del tipo de barrica empleado. Generalmente entre 9 y 15 meses. Se aprovecha el frío de invierno para la estabilización del vino. No se clarifica, ni se filtra. Cuando decimos que no se clarifica, ni se filtra queremos decir que no se clarifica ni se filtra. Los principios fundamentales de ENDEMIC son humildad y sinceridad. No se hace apología de nada que no se haga o se utilice. 

Etiquetas: Ferrer-Gallego endemic