Las variedades Bobal y Tempranillo

Las variedades Bobal y Tempranillo

Cultura ayúdame

En el término de Jaraguas las principales variedades de vid son Bobal y Tempranillo, también conocida esta última como Cencibel. En la comarca Utiel-Requena Bobal es la variedad principal de la Denominación de Origen Protegida Utiel-Requena, ya que supone el 80% de la producción.

La variedad Tempranillo es la segunda en implantación en la comarca, y supone el 12% del cultivo. En la comarca se cultivan aproximadamente 34.312 hectáreas de viñedo, de las cuales el 88% están dentro del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Utiel –Requena, dentro de la cual se amparan más de un centenar de bodegas. Esta superficie configura el cultivo más extenso y homogéneo de viñedo de toda la Comunidad Valenciana.

La totalidad de la producción de uva de Jaraguas está destinada a la Cooperativa de vino Jaragüense, donde se ha elaborado tradicionalmente vino a granel, aunque una anecdótica partida es embotellada como vino joven, para el consumo de los socios tanto vinos tintos como rosados.

El cultivo de la vid siempre ha sido en vaso, esto es, mediante la poda de los sarmientos se orienta el crecimiento de la planta para fortalecer un número determinado de ramas o “brazos” sobre el tronco principal que serán sobre los que broten diferentes sarmientos en la época de vegetación de la vid, dejando dos sarmientos por cada uno de estos brazos. No obstante, cada vez son más los propietarios que están convierto las parcelas para el cultivo en espaldera, técnica que hasta fechas recientes nunca se había practicado en la zona y que está implicando una transformación completa de la masa cultivada de vid en la zona.

El cultivo de la vid mediante conducción en espaldera se apoya en alambres de acero galvanizado soportados por postes y estructuras también metálicas. La poda de la vid en este tipo de cultivo es radicalmente diferente a la que se practica en un cultivo en vaso, así como el resto de prácticas culturales. Una de las principales razones de esta transformación del cultivo es la mecanización de las tareas agrícolas, sobre todo la cosecha de la uva. La vendimia se realiza mediante máquinas cosechadoras que afectan muy perjudicialmente la calidad de la uva, y por ende del producto que se obtiene de la vinificación de la misma.

La literatura especializada atribuye muchas ventajas al sistema de conducción y cultivo en espaldera.No obstante, toda la serie de “ventajas” que suelen ser argumentadas tanto por especialistas y técnicos del sector como por los propios agricultores, no representan ni contemplan en ningún caso una mejora sustancial en la calidad de la fruta con respecto al cultivo en vaso.

Para ENDEMIC, este es un punto clave e importantísimo en la comprensión de lo que debe de ser un cultivo y un viñedo respetuoso con el medio ambiente, y sobre todo de las prácticas y cultivo del cual quiere estar completamente diferenciado. ENDEMIC busca  un respeto con el medio ambiente, la conservación y mantenimiento de las prácticas culturales de nuestros abuelos es uno de los puntos principales en los que se apoya, buscando el alejamiento de las tendencias efímeras impuestas o subvencionas por organismos “grises” que demuestran cada vez más intenciones dominantes del la agricultura y de los agricultores, con fines totalmente productivistas y capitalistas bajo una política de consumismo atroz, fuera de la sostenibilidad ambiental.

 

La variedad

La variedad utilizada en la elaboración de ENDEMIC es “Bobal”, también conocida con los nombres de Requena, Requení o Provechón, pero mucho menos empleados y difundidos. No obstante, según la base de datos “Vitis International Variety Catalogue VIVC” (http://www.vivc.de/index.php?r=passport%2Fview&id=1493) esta variedad tiene registrados 32 sinónimos. Es una variedad endémica de la Comarca Utiel-Requena que también ha sido cultivada en otras partes del territorio nacional e incluso exportada a otros países, como por ejemplo Italia. Esta variedad fue descrita por el ilustre botánico Simón de Rojas (Roxas) Cosme Damián Clemente y Rubio, que nació en Titaguas (Valencia) el 27 de septiembre de 1777, y falleció en Madrid el 27 de febrero de 1827.

Bobal se caracteriza principalmente por sus racimos de uva, con dos hombros bien marcados y un cuerpo largo, algo que simula la cara de un bóvido, de ahí su nombre. Es una variedad muy resistente a la sequía y a suelos calizos, con una fuerte vegetación en condiciones favorables. En líneas generales, Bobal es una variedad de uva negra (tinta), de cepa grande y porte elevado, sarmientos gruesos y rastreros, densos, hojas de color verde claro que se pigmentan a finales de verano tornando a amarillo y rojizo, prontamente caedizas en la otoñada, con el envés tomentoso, racimos grandes y muy densos, que pueden alcanzar 3-4 kilos, granos gruesos, redondos, hollejo muy duro, produce una gran cantidad de ganchas o racimos superiores, sobre todo cuando hay heladas.

Sin embargo, estas características generales son ligeramente modificas en viñedos viejos, fundamentalmente en lo que se refiera al vigor de la brotación de los sarmientos y la cantidad y tamaño de los racimos por cepa. La variedad muestra importantes características de gran interés para la vinificación cuando la planta supera cierta edad, más de 80 años y su cultivo se practica en vaso.

En este momento, las cepas comienzan a mostrar caracteres senescentes que son transmitidos al fruto, como son el tamaño de las bayas y los racimos, la concentración de azúcares, maduraciones particulares, entre otros, y que resultan de gran interés para la elaboración de vinos naturales. Los viñedos viejos y en agricultura ecológica, producen frutos de grano más pequeño y racimos menores, con una menor cantidad asimismo de ganchas.

ENDEMIC vinifica fruta de cepas de más de 80 años de edad, llegando alcanzar en algunas parcelas más de 100 años de cultivo tradicional en vaso y mediante cultivo mantenido a través de agricultura ecológica estricta. Es decir, sin ningún tratamiento en campo. Estas condiciones son las imprescindibles para la elaboración de nuestros vinos naturales, únicamente bajo estos requisitos alcanzamos la calidad de la fruta que perseguimos.

Una importante base de datos en la que se recopila una enorme cantidad de referencias relacionadas con la vid puede consultarse en: http://www.vivc.de/index.php?r=literaturverweise%2Fbibliography&LiteraturverweiseSearch[kenn_nr2]=1493&LiteraturverweiseSearch[leitname2]=BOBAL

El cultivo

Las vides empeladas en la elaboración de ENDEMIC están cultivadas en vaso y en secano. El marco de plantación es generalmente de 2,5 m x 2.5 m como se plantaba antiguamente.En la zona llamado “cuadro real”, este tipo de plantación permite “cruzar” las viñas en época de labranza, mejorando la estructura del suelo y su aireación en la época de floración, cuando el viñedo requiere de más energía.

Algunas viñas también están plantadas de una forma peculiar, llamada “falsa escuadra”, donde el marco se estrecha un poco al intentar “cruzar” la viña. Las parcelas de las que se elabora ENDEMIC cumplen una edad superior a los 80 años de edad, llegando a los 100 años en parcelas como La García. Estas parcelas se  localizan en el término de Jaraguas, dentro del municipio de Venta del Moro, en el interior de la provincia de Valencia.

Consideramos de gran valor la situación que tienen algunas de nuestras mejores parcelas debido a que están inmersas dentro de una matriz forestal. Es decir, aisladas de otros cultivos y dentro de la masa forestal de maquia y pino carrasco que representaal territorio. Esta circunstancia ofrece múltiples valores, entre los que hay que destacar el intercambio de microflora y la incorporación de levaduras autóctonas, tanto desde un punto cuantitativo como cualitativo, algo de gran valor en la elaboración de vinos orgánicos.

Agricultura Tradicional

En la práctica de la agricultura ecológica, tan de moda durante los últimos años, el cultivo de la vid debe de ser respetuoso con el medio ambiente, esto es, no emplear fertilizantes, ni herbicidas, ni fungicidas, ni cualquier otro producto químico que pueda ser nocivo para el medio natural, tanto para el suelo como los seres vivos del entorno. Es complicado encajar las nuevas prácticas culturales que se están desarrollando en nuestro territorio para el cultivo de la vid desde un punto de vista de “agricultura ecológica” y sostenible.

El método de cultivo en espaldera, no ha sido suficientemente evaluado y analizado desde una perspectiva ambientalista, pues es bien sabido que la introducción de aceros y cables, puede ser contraproducente en los equilibrios biológicos, como por ejemplo las relaciones depredador-presa. Sirva de ejemplo la imposibilidad que tienen las grandes rapaces en capturar a sus presas (conejos, perdices, etc.).

También cabe destacar desde un punto de vista paisajístico, ahora ya no es posible disfrutar de un agradable paseo entre cultivos mediterráneos y bosques, los mares de alambre invaden la paz y la calma de una tarde de sol de invierno. Nuestro paisaje ha sido modificado drásticamente por las nuevas tecnologías vitícolas. Así pues, en un contexto holístico, la agricultura ecológica no solo tendría que contemplar determinados ítems “químicos” o de cultivo, sino también cómo se cultiva y de qué manera se produce en la actualidad la uva.

Por otro lado, también resulta paradójico hablar de vinos ecológicos cuando la elaboración (aunque la uva proceda de una viticultura certificada como ecológica), se realiza bajo una intervención química cada día más utilizada. Así, bajo la tan malentendida frase “contiene sulfitos” se camufla y ampara un complejo tema químico que, si bien, ha resultado ser la panacea y el salvoconducto del vino durante muchos años, resulta ser desde nuestro punto de vista una de las más importantes piezas de la gran paradoja del “vino ecológico”.

ENDEMIC considera que es posible otro punto de vista y otra forma de hacer agricultura ecológica y sobre todo elaborar vinos orgánicos y naturales. La NO intervención química en campo, ni en bodega es la esencia de la elaboración de este tipo de vinos.